La historia de un robot que vendía helados


La belleza que se esconde en este triste corto es grande. Es nostálgico, te cuenta una gran historia con muchos cabos sueltos que tu mente se ocupará de rellenar. Te invita a crearte una gran película en tu cabeza.

Este tierno robot se llama Bibo y es como un abuelito encorvado que camina con paso cansado a su puesto de trabajo. Vende helados y espera ansioso con su puesto preparado a la llegada de los niños. Aunque es un robot y no se cansa, se sienta en una silla. Mira el reloj impaciente y su cara se ilumina cuando llega el momento esperado.

bibo7 bibo6

Después vuelve con ese paso triste y cansado a casa. Aunque es un robot y no siente frío, ni calor, tiene chimenea y sestea frente a ella. Esa es su rutina día tras día.

bibo5 bibo3 bibo2

Hasta que ocurre algo terrible que te hace darte cuenta de por qué está tan solo. Por qué nadie habita ese mundo. Su pequeño mundo inerte, de rutina infinita.

Bibo se ha llevado muchos premios este pasado año. Anton Chistiakov y Mikhail Dmitriev son los autores  de este excelente corto de animación. La música es de Alex Tulupov. Un relato sencillo, melancólico y triste, sí, pero da gusto verlo. El color, la luz que ciega a veces la visión, el silencio y ese aire de algo antiguo, ayudan a esta joya a crear un clima ideal para hacerte sentir… Triste, sí, pero una tristeza muy bonita.

Más Anton Chistiakov: Twitter, Vimeo.

Laura Singular

Mujer plural. Diseñadora Gráfica y web, Community Manager, Todo-Blogger y Madre. Solista de Corneta y Esquizolálica. Demente y Makamari. Otras aficiones: Leer, escribir, un chico de Madrid...

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle Plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

AVISO: El acceso a este Blog no presupone la adquisición por parte de los usuarios de derecho de propiedad sobre los contenidos que figuran en el mismo. Si deseas republicar parte del contenido, debes solicitar autorización y citar la fuente www.makamo.es. Para más información, consulta nuestra Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su uso y nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies